Monseñor François Fleischmann, un gran servidor de los Equipos de Nuestra Señora y de la causa de canonización del Padre Caffarel, nos dejó

PDF version Partager sur Twitter Partager sur Facebook

Monseigneur Michel Aupetit confie à votre prière :

Monseigneur François Fleischmann
Prélat d’Honneur, chanoine honoraire
décédé le vendredi 26 janvier,
à l’âge de 83 ans, en sa 56ème année de sacerdoce.
Mgr Fleischmann a rejoint la Maison du Père ce matin vers 11h.

Que Dieu l’accueille dans sa paix.

Ses obsèques auront lieu à Notre-Dame de Paris, le vendredi 2 février 2018 à 10h.

"Mons. François Fleischmann  fue consiliario espiritual del Equipo Responsable Internacional de 2000 a 2006. Durante su mandato, fue quien originó el lanzamiento de causa de canonización del Padre Henri Caffarel con Marie-Christine y Gérard de Roberty, en 2003. Desde el comienzo, contribuyó al desarrollo del proceso de apertura de la causa con sus consejos y su experiencia. También, como canciller de la diócesis de París, participó en la elaboración de todos los documentos oficiales concernientes a la causa. Sobre todo, hizo un enorme trabajo como la numeración de todos los textos del padre Caffarel ; editoriales de todas las revistas, conferencias, textos varios. Era un conocedor irremplazable de la obra escrita y el pensamiento del Padre Caffarel. Había estudiado todo especialmente El Anillo de Oro  como lo demostró en su comunicación en el coloquio  Henri Caffarel. Profeta de nuestro tiempo, en diciembre de 2017-. Mons.  Fleischmann fue un consiliario activo de la asociación de Amigos del Padre Caffarel. Había aceptado participar en el trabajo de la  Positio para lo cual era un apoyo precioso para el Padre  Paul-Dominique Marcovits, Redactor de la causa y para  Marie-Christine Genillon. 
Les Amis du Père Caffarel 

Padre  Paul-Dominique Marcovits, o.p.
Redactor  la causa del Padre Caffarel
Homenaje  a Monseñor François Fleischmann
 
       "Mons. François Fleischmann era grande. Se imponía.  Esa fue mi primera impresión cuando lo vi por primera vez en 2005 en los Equipos de Nuestra Señora. Pero sus ojos titilantes, se plegaban cuando manifestaba su acogida, alegre y confiado. Una sonrisa luminosa saltaba para demostrar su gusto. A mí me impresionó la alegría que habitaba en él, una alegría que venía de su fe en Dios y de su apego a la Iglesia.  
       La expresión : « Hombre de Iglesia » estaba acorde con su presencia habitada por el misterio de la Iglesia que amaba y a quien amaba servir. Yo había oído hablar de él antes de conocerlo y sabía de los inmensos servicios que había presado cuando estaba en Roma en la Secretaría de Estado, pero también, ene otros momentos de su ministerio. Por eso, cuando lo conocí, me sentí que había crecido, elevado, estar frente a la nobleza de la Iglesia. Su humildad era profunda y natural. Es cierto que no tenía necesidad de colocarse adelante: su trabajo era hecho con  tanta exactitud y precisión que sus obras hablaban por él. Aunque  en los Equipos de Nuestra Señora lo llamábamos: “Padre”, siempre hablábamos de Monseñor Fleischman. ¡Me encanta ese título !. Expresa nuestra admiración y apego. Sobre todo, no pone ninguna sombra  a su humildad…¡Qué más queréis,   François Fleischmann  era de Iglesia ! Esa era su dignidad y de la cual se sentía muy orgulloso. 
       Cuando en 2005, Marie-Christine y Gérard de Roberty, responsables internacionales de los Equipos de Nuestra Señora me nombraron postulador de la causa del Padre Henri Caffarel, con Marie-Christine Genillon como Vice-postuladora, Mons  François Fleischmann estuvo paso a paso a lo largo del trabajo hasta hoy.  El sabía todo lo había que hacer, conocía a todo el mundo. Su juicio era seguro y yo mismo, como todos los que trabajamos en la Asociación de Amigos del Padre Caffarel, escuchábamos con atención todas palabras. Con frecuencia yo le decía : « Yo lo sigo, yo camino detrás de la nube luminosa ». Nunca he hecho nada importante sin hablar con él. 
       Durante los años que hicimos la encuesta diocesana sobre el Padre Caffarel, Mons. Fleischmann hizo un trabajo muy importante  de numeración. Cuántas veces, lo vi colocar un gran dossier sobre la mesa, simplemente como ahí no hubiera nada importante. Ahí de nuevo se mide su humildad y su amor por el trabajo bien hecho. ¡El trabajaba para los Equipos, su segunda familia! 
       Mons. Fleischmann nació en Alsacia, en la hermosa ciudad de  Barr. Cuando me vino a ver, yo cavaba de salir de mi convento en París para ir a Estrasburgo- los dos fuimos a su patria natal. Eso fue muy emocionante. Su vida fue esencialmente parisina pero yo guardo el recuerdo de la luz que  lo habitaba durante ese peregrinaje.   
       ¡Monseñor ! ¡Querido Padre !. Se  fue muy pronto. Redactor de la causa del Padre Caffarel, yo contaba totalmente con usted. Nos va a hacer muchísima falta. Pero ahora, después de Dios, usted está con el Padre Caffarel, se pueden hablar directamente .No olvide junto él, interceder  por nosotros…por esta causa y por la del matrimonio y la oración! 
 

Communiqué de l'archevêché de Paris :
"François Fleischmann, né à Strasbourg le 2 mai 1934, a été ordonné prêtre le 14 avril 1962 en la cathédrale Notre-Dame de Paris. Aumônier adjoint au lycée Henri IV (5e) jusqu’en 1963, il a ensuite été professeur au Petit séminaire de Conflans, pendant huit ans.
En 1971, il a été nommé vicaire à Ste-Jeanne de Chantal (16e) où il reste pendant quatre ans, étant de surcroît, en 1974, pour un an, en charge du centre religieux du palais des Congrès (Porte Maillot). En 1975, il est nommé vicaire à Ste-Odile (17e) ; en 1981 il devient adjoint responsable de St-Pierre de Chaillot où il s’occupe de la catéchèse au Lycée de L’Assomption Lübeck (16e).
De 1983 à 1998, il est nommé à la Secrétairerie d’État au Vatican pour la section francophone. Cette mission au service du Saint-Père et de l’Eglise universelle, malgré son caractère parfois austère, a été pour lui une source d’élargissement et d’épanouissement. Les audiences du mercredi lui ont permis d’approcher un peu saint Jean-Paul II, notamment lors des audiences du mercredi. Il en sera fort marqué.
De retour à Paris en 1998, il est nommé curé à St-François-Xavier (7e), charge qu’il occupera jusqu’en 2003. En 2002, il est nommé chancelier du diocèse et vicaire épiscopal au bureau des mariages. En 2010, il se retirera un peu, de sa charge de chancelier d’abord, de celle du bureau des mariages ensuite. Résidant à Saint-Lambert-de-Vaugirard, il rendra de nombreux services à la paroisse. 

Au long de son ministère, Mgr François Fleischmann a accompagné des Équipes Notre-Dame et participé activement à la vie du mouvement. Il a été conseiller spirituel de l’équipe internationale, grande expérience là encore de la vie de l’Église universelle et de l’action de la grâce de Dieu. Une conséquence en a été que Mgr Fleischmann s’est investi au service de la cause de canonisation du Père Henri Caffarel, fondateur des Equipes Notre-Dame. Il est intervenu le 8 décembre dernier au colloque organisé au collège des Bernardins à l’occasion du 75ème anniversaire de la Charte des Équipes en donnant une contribution sur la revue L’Anneau d’Or, pour laquelle il avait fourni les années précédentes un travail minutieux.

En 2003, il avait été nommé chanoine titulaire de Notre-Dame de Paris. En 2005, il a été élu doyen des chanoines titulaires. En 2013, à la retraite, il est au service de la paroisse St-Lambert de Vaugirard (15e). En 2014, il devient chanoine titulaire émérite.

Le Père François Fleischmann était un homme d’une grande humilité et d’une grande profondeur, dévoué à la mission pour tous dans une seule Église. Nos prières l’accompagnent pour que Dieu accueille son fidèle serviteur dans sa joie et sa paix. Et nous rendons grâce à Dieu pour les fruits de son ministère."

Le père de Farias, conseiller spirituel de l'Équipe Responsable Internationale des Équipes Notrte-Dame lui rend hommage :
http://www.equipes-notre-dame.com/fr/la-vie-du-mouvement/actualites/monseigneur-francois-fleischmann-un-grand-serviteur-des-equipes-notre